C駸ar Mallorqu, el gran C駸ar Mallorqu 駸 un mestre. D誕ix no hi ha cap dubte i ho certifiquen els milions de lectors que sn fidels als seus llibres i que fan que la seva literatura sigui sempre un 閂it. La seva darrera fita ha estat guanyar novament el premi Edeb de literatura juvenil en l弾dici del vint aniversari.

C駸ar Mallorqu - L'illa de Bowen

Ho ha fet amb L段lla de Bowen una novel浜a magnfica, on volia retre homenatge a Juli Verne i on ha aconseguit molt m駸 que aix. De fet el llibre podria servir perfectament com un compendi del que va ser la literatura d誕ventures del XIX i del XX, la literatura d誕ventures en majscules, quan encara hi havia moltes coses per descobrir, misteris fascinants i la ci鈩cia comen軋va a apuntar unes possibilitats inslites i desconegudes fins aleshores.
No crec que sigui una exageraci afirmar que si ara s檀agu駸 de trobar una novel浜a que resums l弾sperit d誕quells temps seria L段lla de Bowen. Mallorqu ha sabut destil浜ar les millors ess鈩cies de totes les seves lectures i convertir-les en una narraci espl鈩dida que t de tot i amb nivell i qualitat. Personatges arquetpics com l弾xplorador intr鑵id, misogin i malcarat per amb l亭nima noble; la dama magn鑼ica, el dolent, dolent; el jove valent que s弛bre al mn, els aven輟s cientfics, els perills dels mons desconeguts, l誕ventura sense lmits, uns elements combinats de manera s炯ia i rotunda que donen forma a una novel浜a que enganxa des de la primera lnia i que no permet treva.
I ja posats, Mallorqu demostra una vegada m駸 que aix de les etiquetes 駸 una convenci que no cal tenir en compte. Tot i el premi de literatura juvenil que ha guanyat, 駸 una histria que enganxar sense problemes a qualsevol lector, tingui l弾dat que tingui i que li far reviure l弾sperit d誕ventura i l亭nima de les millors novel浜es d誕ventures de la histria. Un llibre que seria un pecat no llegir i no recomanar.
I a m駸 de tot aix, C駸ar Mallorqu 駸 un personatge educat, simp炙ic, parlador i afable, qualitats que afavoreixen el fet de manar-li deures. Li he demanat que ens parli del seu llibre, de les seves motivacions i aquest 駸 el resultat.


C駸ar Mallorqu

Siempre que veo el mar, el Atl疣tico en particular, pienso en Julio Verne. Cuando me rodean montaas, como los Andes, o visito viejos puertos, cuando he estado en selvas o en desiertos; o aquella noche, en Costa Rica, contemplando la lava incandescente del volc疣 Arenal; o en Laponia, m疽 all del Crculo Polar チrtico; o en los fiordos noruegos; o en los lochs escoceses... en todos esos lugares y momentos he recordado a Verne.
Durante la infancia, Julio Verne era mi escritor favorito. Me encantaban sus novelas; bueno, no todas, porque escribi muchsimas, pero las que me gustaban, me gustaban a rabiar. Viaje al centro de la Tierra, 20.000 leguas de viaje submarino, La isla misteriosa, Los hijos del capit疣 Grant, La vuelta al mundo en 80 das, Robur el conquistador, La esfinge de los hielos... Esas novelas no fueron simples distracciones; dejaron una huella indeleble en m, modificaron mi forma de contemplar el mundo, me convirtieron en un yonqui del asombro. Quien es verniano de nio, es verniano para siempre.
Por eso, desde que me convert en escritor profesional acarici la idea de escribir una novela 殿l estilo Verne; proyecto que, por un motivo u otro, fui posponiendo durante aos. Quiz no estaba preparado. Hasta que un da me decid a afrontarlo. Para ello, me puse algunas condiciones: escribira sin tener en cuenta la edad del lector (aunque eso lo hago siempre), sin restricciones de espacio, sin pensar en nada ni en nadie m疽 que en m mismo. Adem疽, en la historia debera aparecer un barco, un aerostato, un volc疣 y una isla. Partiendo de esas premisas, elabor el argumento y la trama de La isla de Bowen.

El mapa del Pol del Capit Hatteras.

Entonces, cuando me dispona a comenzar la escritura, pens en releer las novelas de Verne; incluso compr algunos ttulos que haba perdido. Pero me di cuenta de que era un error: no quera imitar a Verne, sino reproducir las sensaciones que su obra haba dejado en mi memoria. Quera evocar a Verne, no hacer una mala fotocopia. As que me puse a escribir recurriendo slo a mis recuerdos, y, como era de esperar, otros recuerdos, otros autores, comenzaron a infiltrarse en el texto: H. G. Wells, el Conan Doyle de El mundo perdido, King Kong, Arthur C. Clarke, Las aventuras de Tintn, Stevenson, Lovecraft...
As pues, aunque su principal influencia es Verne, La isla de Bowen acab siendo una evocacin (y tambi駭 un homenaje) de la novela de aventuras cl疽ica, en su vertiente fant疽tica y/o de ciencia ficcin.
Pero, sobre todo, La isla de Bowen es un regalo que me he hecho a m mismo. No la ha escrito mi 土o escritor, sino mi 土o lector; porque era la clase de novela que me apeteca leer y, como nadie la escriba, no me qued m疽 remedio que hacerlo personalmente. Y tambi駭, supongo, es un acto de amor. Amor a un g駭ero que ya casi no existe, pero que ha poblado de sueos y asombro la imaginacin de generaciones y generaciones.


C駸ar Mallorqu

Gr瀋ies C鑚ar... i enhorabona, mestre!


Compartir: fresqui delicious digg technorati yahoo meneame latafanera (Qu 駸 aix?)